Mayo 2023

Actores


Katharine Hepburn

El 12 de mayo de 1907, en Connecticut, Estados Unidos, nació una de las actrices más icónicas de la historia del cine. Con un estilo y personalidad únicos y distintivos, Katharine Hepburn desarrolló una carrera excepcional, que se extendió por más de seis décadas en cine, teatro y televisión.

Atraída por el teatro desde muy joven, comenzó a actuar durante sus años en la universidad en producciones teatrales. En 1928, se unió a una compañía teatral en la que obtuvo sus primeros roles y llamó la atención de los críticos. Sus comienzos en Broadway estuvieron plagados de altibajos y contratiempos en la recepción y obtención de roles. Finalmente, su actuación en la obra The Warrior’s Husband, estrenada en 1932, disparó su llegada a Hollywood, donde firmó contrato con RKO.

Su primer film fue A Bill of Divorcement (1932), que a la vez sería su primera colaboración con el director George Cukor, con quien en total realizaría diez películas. En su primera vez en la pantalla grande, la desconocida Kate tomó un papel protagónico a la par del ya consagrado John Barrymore. Las primeras impresiones fueron positivas y su personalidad especial le otorgó un carácter distintivo desde el comienzo.

Sus trabajos siguientes fueron en los dramas Christopher Strong y Morning Glory, ambos de 1933. Este último, dirigido por Lowell Sherman, fue el film que le otorgó reconocimiento dentro de la industria y su primer premio de la Academia. Durante el mismo año, Katharine interpretó uno de los roles más importantes -y uno de los favoritos- de su carrera: el de Jo March en Little Women, de George Cukor. El enorme éxito de este film la consolidó como una estrella de la silver screen.

Durante la segunda mitad de la década de 1930, Katharine enfrentó una serie de fracasos en taquilla que fueron acompañados por una baja popularidad frente al público. En estos años, se destacó en la screwball comedy de Howard Hawks Bringing Up Baby (1938), protagonizada por Cary Grant, con quien trabajó en cuatro películas.

Tras ser catalogada junto a otros actores como «veneno de taquilla», abandonó RKO y firmó contrato con Columbia para filmar Holiday (1938), de Cukor, también protagonizada por Cary Grant. Las críticas fueron positivas pero el éxito comercial no la acompañó. Sin darse por vencida, Katharine orquestó su propio regreso triunfal a la pantalla grande adquiriendo los derechos para la obra teatral The Philadelphia Story, de Phillip Barry.

Segura tras el éxito de la obra, la actriz vendió los derechos para la realización del film a MGM, no sin antes dejar sus condiciones para la silla del director y el reparto protagonista. Ya lo podrán adivinar: la primera corresponde a George Cukor. Del lado de los actores, las elecciones no podrían haber sido más acertadas. Katharine eligió como compañeros a James Stewart y Cary Grant.

En 1940, The Philadelphia Story se convirtió en uno de los más grandes éxitos de taquilla del año. Las innegables semenjanzas del personaje protagonista del film,Tracy Lord, con la vida y la imagen pública de la actriz lo convirtieron en el rol perfecto para ella.

El favor del público y la crítica continuó durante los años siguientes con Woman of the Year (1942), una comedia romántica dirigida por George Stevens y la primera de nueve colaboraciones con el actor y posterior compañero de vida Spencer Tracy. Ambos se convertirían en una pareja icónica, principalmente durante los años 1940s y 1950s. Entre sus películas juntos se incluyen Adam’s Rib (1949), Pat and Mike (1952) y Guess Who’s Coming To Dinner (1967).

Durante los años 1940s y principios de los 1950s, Katharine continuó bajo contrato de MGM y realizó algunas apariciones ocasionales en teatro. En 1951, protagonizó The African Queen junto a Humphrey Bogart, dirigida por John Huston y filmada en el Congo Belga.

Con más de 60 años de trayectoria y notables clásicos en su filmografía, Katharine Hepburn permanece hoy como una de las actrices más notables e importantes del cine de Hollywood. Incursionando en una gran variedad de géneros y formatos, su distintiva presencia en la pantalla y sus personajes fuertes y determinados cautivaron al público y la convirtieron en una actriz icónica e inolvidable.

Músicos


Fotografía retrato de Benny Goodman en 1942

Benny Goodman

Ha llegado el momento de rendir homenaje a una figura clave en la era del swing de los años 1930s y en la música popular del siglo XX. Apodado el «Rey del Swing», Benny Goodman se destacó como clarinetista y líder de una de las bandas de swing más importantes de la historia.

Hijo de inmigrantes judíos, Benjamin David Goodman nació el 30 de mayo de 1909 en Chicago, Illinois. Gracias a su padre, comenzó a estudiar música de niño en la sinagoga y estudió clarinete de manera formal. A los 14 años, ya era miembro del sindicato de músicos y ya impresionaba a sus oyentes con sus interpretaciones en clubes y bandas de Chicago.

Su formación clásica y las influencias de los músicos de New Orleans que llegaron a Chicago le otorgaron la versatilidad necesaria para interpretar tanto jazz como música académica en el futuro. En 1925, se unió a la orquesta de Ben Pollack y grabó su primer solo al año siguiente en la canción He’s The Last Word.

En 1929, Benny abandonó Chicago para pisar suelo neoyorquino y trabajó como músico de estudio. En 1934, formó su propia banda, que pronto pudo ser escuchada en el programa de radio nacional de la NBC, Let’s Dance. El productor musical, y amigo del clarinetista, John Hammond consiguió que Fletcher Henderson se uniera a la banda de Benny como arreglista y una gran cantidad de sus arreglos fueron utilizados en el programa.

Con el final del programa, Benny y su orquesta se dispusieron a dar una gira nacional. En el camino, se encontraron con una baja popularidad de sus temas de swing y con mayor demanda de baladas tradicionales. Sin embargo, cuando llegaron al Palomar Ballroom, uno de los salones de baile más importantes de Los Ángeles, otra fue la historia. Comenzaron la noche con su repertorio tradicional sin grandes repercusiones y el salón estalló cuando sonaron los arreglos de Henderson. Esta actuación en el Palomar Ballroom de 1935 es recordada como el hito que dio inicio a la era del swing.

Otro suceso en la historia del jazz tiene a Benny Goodman como protagonista y es el concierto de jazz en Carnegie Hall de 1938, en el que por primera vez se encuchó jazz en un espacio destinado a la música clásica.

Algunas de las canciones más populares de la orquesta fueron King Porter Stomp, Sing Sing Sing, Moonglow y Stompin’ at the Savoy. La banda se destacó por incluir a grandes músicos, como el pianista Teddy Wilson y el baterista Gene Krupa.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Goodman ofreció conciertos para las tropas y continuó su carrera en solitario después del conflicto. También incursionó en la música clásica y el jazz de cámara, colaborando con renombrados compositores y músicos clásicos, como Béla Bartók.

Benny Goodman es recordado como uno de los músicos más influyentes del jazz y el swing. Su clarinete virtuoso y su talento como líder de banda lo convirtieron en una figura icónica de la música estadounidense. El alcance de su música supuso un fenómeno de popularidad comparable con las bandas o cantantes de pop de los últimos años. Su legado perdura como uno de los grandes músicos de la historia del jazz y su impacto en la música popular sigue siendo relevante hasta el día de hoy.

Cine – Destacada


Dial M for Murder

Reseña de Mery Linares

@meryandthemovies

Dial M for Murder es una prueba más de que el legado de Alfred Hitchcock es inmortal.

Antes de adentrarnos en la historia, es importante saber que a principios de los años 1950s había una humilde tendencia hacia la creación de películas 3D y, por eso, el maestro Hitchcock decidió aventurarse en la nueva tecnología. No obstante, en 1953 se instaló el Cinemascope y, aunque Dial M for Murder fue concebida por Hitchcock como una película 3D, lamentablemente, al estrenarse en 1954, la mayoría de la gente la pudo experimentar en el formato tradicional 2D. 

Aunque muchos asociamos la idea del formato 3D con películas que emanan escenas cargadas de alto voltaje de acción, Hitchcock lo pensó como un concepto más pequeño, pero no así menos potente. Ideó un formato para jugar con los minúsculos detalles dentro de un espacio, desde el registro de una llave hasta un juego de sombras para marcar el tiempo. Esto es lo que lo convierte en el verdadero maestro.

El 19 de junio de 2013 se llevó a cabo el segundo relanzamiento en 3D de Dial M for Murder, cuando Martin Scorsese la presentó en el en el Samuel Goldwyn Theater. Allí contó que en 1980 esta película fue relanzada en 3D por primera vez. La revancha tuvo lugar después de 27 años de su estreno y la gente obtuvo la oportunidad de verla como Hitchcock la había concebido desde un principio. La artesanía de Hitchcock con la nueva tecnología le agrega un nivel de expresión y profundidad a los espacios dentro del departamento donde transcurre la historia, a lo que agrega Scorsese, le da un nivel de acercamiento a la audiencia al punto que le permite deambular por los espacios del departamento.

Dial M for Murder está basada en la obra de teatro homónima del autor británico Frederick Knott y es protagonizada por la dulce y elegante Grace Kelly con la que también trabajó en Rear Window ese mismo año. 

El film se centra en Tony Wendice (interpretado por el hipnótico Ray Milland), un jugador de tenis jubilado que descubre la aventura de su esposa adinerada (Kelly) con otro hombre. Los celos y el orgullo se apoderan de Wendice y decide elaborar un plan siniestro para matar a su mujer. Para ello, contrata a un ex compañero de la Universidad, quien estará dispuesto a llevarlo a cabo por la tentación del dinero y por la fuerza de convicción de Tony. 

Dial M for Murder es el perfecto ejemplo de lo avezado que era Hitchcock para exponer técnicamente una obra maestra (la cámara a total servicio, primerísimos planos y cortes veloces) sobre los temas más siniestros como la traición y el deseo de asesinar. El resultado es un suspenso tan perfecto como el crimen de Wendice.

Baile


Fred Astaire y Eleanor Powell

El término hoofer en inglés hace referencia a un bailarín profesional, especialmente de tap, y era particularmente usado durante los años dorados de Hollywood. En aquellos tiempos, muchos bailarines pasaron por el teatro y la pantalla grande. Probablemente, dos de los más grandes hoofers de todos los tiempos se encuentran en este video. Fred Astaire y Eleanor Powell nos deleitan con su talento en este fragmento de la película musical Broadway Melody of 1940.

Cine mudo


Fanchon the Cricket

Foto de perfil de Daniela Oliva Barría

Reseña de Daniela Oliva Barría

@danu.cinefilia

Comenzamos esta nueva sección dedicada al cine mudo con una película bastante temprana de la era silente: Fanchon the Cricket, dirigida por James Kirkwood y estrenada en mayo de 1915, basada en la novela La Petite Fadette de George Sand.

Traducida como Fanchon, la grillo, la película es protagonizada y producida por la mítica Mary Pickford, quien es considerada la primera gran estrella de Hollywood y fue apodada la “amante de América”. Esta actriz fue una de las primeras en tener fama mundial y, por supuesto, -su vida no estuvo exenta de polémicas- hoy es recordada como una de las más grandes divas del cine mudo. Además de destacarse por su actuación, Mary tuvo gran influencia en la producción de sus filmes. Un hito relevante de su carrera es que, en 1919, junto a D.W. Griffith, Charles Chaplin y su futuro esposo Douglas Fairbanks fundaron la productora cinematográfica United Artists, que sigue hasta hoy. 

La película está situada en un sector rural de Francia del siglo XVlll y sigue la vida de Fanchon, una joven salvaje que vive junto a su abuela -de quien todos sospechan que sería una bruja- en una humilde casa en medio de la naturaleza. Este maravilloso campo es parte trascendental de la cinta y resulta muy bien aprovechado en las escenas que gozan de espacios exteriores y luz natural.

Un día, Fanchon se encuentra disfrutando de la naturaleza y comienza a hacer bromas a los aldeanos que están celebrando cerca de ella. Por ser una chica muy traviesa y divertida, disfruta de hacer sonidos para asustarlos. Cuando la descubren, intentan atraparla pero ella logra escaparse. Luego de algunos momentos divertidos, Fanchon tiene la oportunidad de rescatar a un hombre ahogándose, entonces surgirá el amor… pero no vamos a entrar en detalles, ¡para no caer en spoilers!

La película se destaca por su fotografía, que resalta la belleza de los entornos naturales y por su vestuario de época. En cuanto a las actuaciones, sin duda el protagónico de Mary Pickford deja en evidencia su carisma inigualable, que hace que llene la pantalla con cualquier actividad que realice. Un dato interesante es que actúa junto a su hermana Lottie Pickford y su hermano Jack Pickford.

Parece increíble contar con una película de 1915 en tan buen estado. La Fundación Mary Pickford ha restaurado y re-musicalizado Fanchon the Cricket, lo que permite verla completa en plataformas como YouTube. Se trata de una película que recomendaría tanto a quienes nunca han visto nada de Mary Pickford, como a sus mayores fanáticos. Sin duda, lo más notable es verla a ella siendo feliz en el bosque, con su cabello lleno de rulos despeinado y sus ropajes viejos, ¿no es acaso una vida de riqueza?

Radio


Basie’s Beatle Bag

Grabado en mayo de 1966 y publicado ese mismo año, Basie’s Beatle Bag reúne 12 arreglos de Chico O’Farril interpretados por la orquesta de Count Basie. El álbum se compone de 11 canciones originales de The Beatles y Kansas City, compuesta por Jerry Leiber y Mike Stoller, que los fabulosos cuatro incluyeron en Beatles for Sale.

De la mano del arreglista, la presencia de la música latina, que acechaba a la música norteamericana durante la década de 1960, se puede disfrutar en diferentes momentos a lo largo del disco.

Probablemente Kansas City, al ser un blues y una canción popularizada en diferentes estilos, es el tema que más naturalmente se acopla al estilo habitual de la banda de Basie. Sin embargo, el resto de las canciones, compuestas por Lennon y McCartney, son presentadas de un modo novedoso que logra combinar el pop y el swing de manera magistral.

Do You Want to Know a Secret se transforma en una balada, Yesterday en una canción al mejor estilo crooner -gracias a la voz de Bill Henderson- en la que Basie cambia el piano por el órgano, y All My Loving parece haber sido compuesta para big band.

Basie’s Beatle Bag es una prueba del jazz que subyace en muchas composiciones del grupo de Liverpool. Sin dudas, los admiradores de los Beatles y de Count Basie podrán disfrutar de este álbum.

Cine – Musicales


The Barkleys of Broadway

Póster de la película The Barkleys of Broadway
El póster pertenece a su correspondiente autor.

Reseña de Mery Linares

@meryandthemovies

The Barkleys of Broadway, o La magia de tus bailes, en español, es la última película que cristaliza, tal como lo dice el título, uno de los equipos con más magia y carisma vistos en pantalla: Fred Astaire y Ginger Rogers. En la época dorada no hacía falta explicar mucho qué significaba esta pareja. Tan sólo con nombrar «Fred y Ginger», todo el mundo podía imaginar a este dúo inseparable y sus rutinas eléctricas y alegres, así como podían escuchar retumbar por días el zapateo hipnótico de estos grandes bailarines. 

Durante los años 1930s, Astaire y Rogers encarnaron nueve películas juntos hasta que, en 1939, The Story of Vernon and Irene Castle marcó el final de la etapa Fred y Ginger, ya que cada uno se embarcó en caminos diferentes, aunque siempre mantuvieron una relación profesional y cordial. Sin embargo, la vida siempre ofrece una revancha. Una década después de su última colaboración, se estrenó The Barkleys of Broadway, la única película de la pareja que no pertenece a la serie en blanco y negro de RKO, sino que fue producida con el Technicolor de MGM. Así es como, en 1949, el dúo aclamado por miles de fans en todo el mundo entregó su última actuación en conjunto en la que consagraron toda su química, encanto y una de las rutinas de baile más memorables de su carrera: Bouncin’ the blues. En ella inmortalizaron todo ese talento y ese timing que los distingue hasta el día de hoy.

El film sigue la historia de un matrimonio y dúo de baile compuesto por Josh (Astaire) y Dinah Barkley (Rogers) que se ve amenazado cuando en sus vidas aparece un dramaturgo que convence al personaje de Rogers de perseguir una carrera como actriz de drama. Pronto, el relato se inmiscuye en la dinámica de una relación que lucha por su estabilidad y sus sueños personales. En medio de este desorden, la cinta sostiene canciones, rutinas de baile y momentos de comedia y romance, todas al servicio de la energía cautivante de estos dos íconos.

Darle play a esta cinta significa viajar al centro del corazón de una de las parejas más encantadoras del Hollywood dorado. Fred y Ginger fueron dos astros cuyos zapatos de baile siguen brillando hasta el día de hoy.

Blog


Las 10 películas de Fred Astaire y Ginger Rogers

Repasá con nosotros cuáles son las 10 películas que inmortalizaron a la pareja de baile más icónica del Hollywood dorado: Fred Astaire y Ginger Rogers.

TV


This Could Be The Start Of Something Big – Ella Fitzgerald

«There’s only one… Ella Fitzgerald». En palabras de Bing Crosby, cuenta Ed Sullivan, Ella Fitzgerald es la mejor cantante del mundo y nosotros le creemos a Bing. En este video, emitido el 5 de mayo de 1963, la reina del jazz y Primera Dama de la canción interpreta This Could Be The Start Of Something, de Steve Allen.

Conseguí el póster de tu película favorita

  • 21cm x 29.7cm
  • Papel fotográfico brillante
  • Impresión de alta calidad
  • Más de 30 modelos para elegir

Escuchá el último episodio de nuestro pódcast