Enero 2023

Actores


Cary Grant

Si hay un actor que es el epítome del Hollywood dorado, ese es el señor Cary Grant. Con una filmografía de más de 70 películas y una carrera en teatro y cine de más de 40 años, el actor se convirtió en una de las figuras más relevantes del cine clásico. Su encanto, elegancia y ritmo para la comedia se volvieron un componente esencial de la pantalla grande del siglo XX.

Archie Leach nació el 18 de enero de 1904 en la ciudad inglesa de Bristol. Durante su juventud se unió a un grupo de bailarines acróbatas con el que viajó a Estados Unidos. Rápidamente, empezó a moverse en el circuito de vaudeville y ganó reconocimiento durante los años 1920s. La comedia, la acrobacia y la pantomima fueron parte de sus primeros años de formación en el mundo del espectáculo.

A comienzos de los años 1930s, se trasladó a Hollywood y firmó contrato con la Paramount, que lo mantuvo trabajando a un ritmo de cinco o seis películas por año. Durante este período, sus roles se basaban en ser el interés romántico de actrices de renombre, como Mae West y Marlene Dietrich. El foco estaba puesto en su atractivo físico y sus papeles no presentaban gran profundidad.

En 1935, el estudio lo prestó a RKO para filmar Sylvia Scarlett, de George Cukor, junto a Katharine Hepburn. En esta película, el director presentó un Cary Grant diferente, más enfocado en su faceta cómica, y su actuación en el film significó un punto de quiebre para el actor. A finales de la década, firmó contrato con RKO y Columbia y obtuvo más libertad para elegir el tipo de roles a interpretar.

1937 fue un gran año para el actor, ya que se estrenaron sus dos primeros éxitos en el ámbito de las comedias screwball: Topper, junto a Constance Bennett, y The Awful Truth, con Irene Dunne. De la mano del director Howard Hawks, al año siguiente llegaría Bringing Up Baby, una nueva colaboración con Katharine Hepburn. El éxito de esas películas le otorgó mayor popularidad a Cary y le permitió construir una imagen de hilarante pero distinguido gentleman.

En 1940, Cary volvió a trabajar con Hawks en His Girl Friday, una comedia con una velocidad en los diálogos pocas veces vista en la pantalla grande y que tuvo a Rosalind Russell como pareja protagonista. Ese mismo año, dos comedias se sumaron a la lista de éxitos: My Favorite Wife y The Philadelphia Story. Otra gran comedia de los años 1940s fue Arsenic and Old Lace (1944), del director Frank Capra, en la que Cary hace una desopilante demostración de sus habilidades para el humor.

A lo largo de las décadas de 1940 y 1950, Cary exploró distintos tipos de géneros cinematográficos y probó su versatilidad como actor completo. En esto, tuvieron un lugar central las cuatro colaboraciones que realizó con el maestro del suspenso Alfred Hitchcock.

La primera fue Suspicion, de 1941, en la que el actor destaca en un rol a la vez seductor y perverso. Luego le siguió Notorious (1946), de temática de espionaje en la post-guerra, junto a las estrellas de Casablanca Ingrid Bergman y Claude Rains. En la segunda mitad de los años 1950s, filmó las películas probablemente más recordadas junto a Hitchcock: To Catch a Thief (1955) y North by Northwest (1959).

Algunos films que sobresalen de sus últimos años en la pantalla son An Affair to Remember (1957), con Deborah Kerr, Indiscreet (1958) y Charade (1963), con Audrey Hepburn. Estas dos últimas fueron dirigidas por Stanley Donen.

Su filmografía es tan extensa que es imposible de abarcar en un solo artículo. Más allá de en qué película lo veamos, es indudable que su presencia no pasará desapercibida. Fue su talento y trabajo único lo que lo convirtió en la figura más importante de Hollywood y en un actor inolvidable. En palabras de su amigo Frank Sinatra: «Nadie ha dado más placer a más gente durante tantos años que Cary, y nadie ha hecho tantas cosas tan bien, desde comedias ligeras a fuertes dramas, y lo ha hecho parecer fácil».

Músicos


Django Reinhardt

El 23 de enero de 1910, en el seno de una familia gitana de Bélgica, nació Jean Reinhardt, conocido por el apodo Django, uno de los principales referentes del jazz en Europa. Durante su infancia, se asentó en las afueras de París junto a una caravana de su comunidad. Allí se produjo su primer acercamiento a la música y comenzó a tocar el banjo casi instintivamente y por imitación.

A los 18 años, sufrió un accidente en un incendio en su caravana que le dejó parcialmente paralizada la mano derecha. Esto lo forzó a tener que reaprender a tocar la guitarra e inventó un modo particular de tocar adaptado a su nueva condición. En gran medida, esto influyó en su estilo, ya que al no poder realizar los acordes de manera convencional, sus interpretaciones se enfocaron en las variaciones melódicas, lo que le otorgó su sello distintivo.

Tras descubrir el jazz de artistas como Louis Armstrong y Duke Ellington, Django se asoció con el violinista francés Stéphane Grappelli, con quien formó el Quintette du Hot Club de France en 1934. Este grupo supuso una innovación en el género, ya que estaba compuesto por violín, guitarras y contrabajo, sin piano ni batería. El quintento fue protagonista en la promoción del estilo denominado gypsy jazz.

Si bien tuvo que enfrentar varios obstáculos debido a la Segunda Guerra Mundial, durante la década de 1940 Django se convirtió en el artista europeo de jazz más popular. Luego de la guerra, viajó a Estados Unidos, trabajó con una gran cantidad de músicos de jazz y experimentó con nuevos formatos y fusiones de estilos. En 1951, se retiró a un pequeño pueblo de Francia donde vivió hasta su muerte dos años más tarde.

El ritmo veloz y enérgico, con claras acentuaciones en los tiempos pares marcadas por la guitarra, así como la improvisación de melodías complejas con amplia presencia de lo cromático son algunos de los elementos que definen al estilo forjado por Django Reinhardt y su quinteto. Hasta el día de hoy, su sello es inconfundible.

Cine – Destacada


Witness for the Prosecution

‘Habla de la película, pero, por favor, ¡no cuentes el final!’

En 1957, la pantalla grande recibió al thriller de misterio Witness for the Prosecution, dirigido por Billy Wilder y basado en la obra de teatro del mismo nombre de Agatha Christie. De temática legal y centrada en la resolución de un caso en la corte británica, la película combina la comedia con el film noir.

La promoción de la película estuvo muy ligada al gran giro argumental que ocurre en los últimos minutos. Por eso, no sólo fue publicitada como un suceso cinematográfico y de suspenso sin precedentes, sino que se pidió activamente a la audiencia que no revelara la parte final de la trama.

Los protagonistas son interpretados por Tyrone Power, Marlene Dietrich, Charles Laughton y Elsa Lanchester. La historia comienza con la llegada del abogado Sir Wilfrid Robarts (Laughton) a su despacho tras haberse recuperado de un ataque al corazón. Aunque el médico le prohibió volver a tomar casos criminales, Wilfrid recibe a Leonard Vole (Power), un sospechoso clave en el asesinato de la viuda Emily French.

En una primera intancia, Wilfrid deja el caso en manos de otro abogado para proteger su salud, hasta que escucha a la esposa del acusado, Christine Vole (Dietrich). Ella da a entender que su esposo no tiene una coartada fuerte y que se verá forzada a mentir al subir al estrado. La sorpresa del abogado será todavía mayor cuando vea que Christine es convocada como testigo de la fiscalía.

Con una puesta y un ritmo que la acerca al teatro, Witness for the Prosecution es una nueva propuesta brillante de Billy Wilder. Una atrapante trama plagada de giros inesperados en conjunto con grandes actuaciones, en especial la de Charles Laughton, crean un drama de tribunal que vive a la altura de sus pomposas publicidades.

Baile


Danny Kaye y Gene Kelly

Dos enterteiners de los más grandes. En 1963, en The Danny Kaye Show, Danny Kaye y Gene Kelly bailaron juntos una secuencia con total impronta del coreógrafo. Ritmo, gracia y mucha elengancia de parte de estos dos genios del show business.

Radio


The Atomic Mr. Basie

En esta edición nos toca destacar uno de los álbumes más aclamados de Count Basie y su big band: The Atomic Mr. Basie, publicado en enero de 1958. El disco fue un gran éxito en su momento y hasta el día de hoy se lo considera uno de los mejores del líder de banda.

Apenas empezamos a escuchar este álbum comprendemos el por qué del «atomic» en el título. Desde el primer tema, The Kid from Red Bank, el álbum es explosivo. Un gran virtuosismo, solos impecables y mucha improvisación se despliegan a lo largo de todas las canciones. Las composiciones y los arreglos pertenecen al músico Neal Hefti, que colaboró con Basie durante 30 años.

Algunas de las canciones que se incluyen en el álbum se convirtieron en standards y clásicos representativos del sonido de Basie, como Duet, Flight of the Foo Birds, Whirly-Bird, Splanky y Lil’ Darlin’. Se puede escuchar completo a continuación.

Cine – Musicales


An American in Paris

El 11 de enero de 1952, un musical de MGM irrumpió la escena cinematográfica hollywoodense y cambió el rumbo y el estatus de los musicales en la industria. Se trata de An American in Paris, que tiene a Gene Kelly como coreógrafo y protagonista y a Vincente Minnelli como director.

La película combina la música de George Gershwin con el ballet y la pintura impresionista en una historia que, si biene es simple, es nueva en el modo de ser contada. La principal inspiración parte de la obra de Gershwin que lleva el mismo nombre del film y que el compositor escribió tras su experiencia en París.

También se incluyen varias canciones del músico como Embraceable You, I Got Rhythm y Love Is Here to Stay, todas con letras de su hermano Ira. Fue el productor Arthur Freed quien había adquirido el catálogo de Gershwin y quien ideó un musical basado en su música.

El argumento se centra en Jerry Mulligan (Gene Kelly), un pintor norteamericano que vive en un barrio humilde de París e intenta ganarse la vida con sus cuadros. Frente a su pequeño departamento vive su amigo, Adam Cook (Oscar Levant), un pianista que sueña con ser concertista y que es amigo del cantante Henri Baurel (Georges Guétary).

En un intento de vender sus obras en la calle, Jerry se encuentra con Milo Roberts (Nina Foch), una solitaria mujer de la alta sociedad que se interesa por su trabajo y quiere financiar su carrera. En medio de un encuentro en un bar junto a Milo y sus amigos, Jerry descubre a Lise entre la multitud y la invita a salir, desconociendo que se trata de la prometida de Henri.

Uno de los elementos más importantes del film es la secuencia de ballet que da fin a la trama y que lleva la música de An American in Paris. En esta secuencia de más de 15 minutos de duración, los protagonistas atraviesan diversos escenarios basados en las pinturas de impresionistas como Raoul Dufy, Maurice Utrillo y Pierre-Auguste Renoir. Esta innovación supuso un gran riesgo, no sólo por la inclusión de un ballet tan largo al final de la película, sino porque luego de esta secuencia el conflicto se resuelve sin diálogo.

En cuanto al elenco, fue Gene quien quiso buscar a una actriz francesa para que interpretara a su interés romántico e hizo personalmente el casting en Francia. La elegida fue la bailarina de ballet Leslie Caron que, antes de ser convocada, nunca había pisado un set de filmación y practicamente no sabía quién era Gene.

Gran parte del éxito de esta película se debe a la unión de dos modos muy particulares y muy norteamericanos de crear música y de crear danza: el de George Gershwin y el de Gene Kelly. Ambos comparten la mezcla de lo académico con lo popular y ambos crearon un estilo propio muy definido. Sin dudas, Gene Kelly es el actor perfecto para encarnar a aquel americano en París que George Gershwin visualizó con su obra.

TV


Bobby Darin y Connie Francis

El 3 de enero de 1960, los cantantes Bobby Darin y Connie Francis se presentaron en el programa de televisión de Ed Sullivan e interpretaron un dúo juntos. Aquí los podemos escuchar cantando una bella versión de You Make Me Feel So Young, de Josef Myrow.

Conseguí el póster de tu película favorita

  • 21cm x 29.7cm
  • Papel fotográfico brillante
  • Impresión de alta calidad
  • Más de 30 modelos para elegir

Escuchá el último episodio de nuestro pódcast