An American in Paris (1952) – Vincente Minnelli

El 11 de enero de 1952, un musical de MGM irrumpió la escena cinematográfica hollywoodense y cambió el rumbo y el estatus de los musicales en la industria. Se trata de An American in Paris, que tiene a Gene Kelly como coreógrafo y protagonista y a Vincente Minnelli como director.

La película combina la música de George Gershwin con el ballet y la pintura impresionista en una historia que, si biene es simple, es nueva en el modo de ser contada. La principal inspiración parte de la obra de Gershwin que lleva el mismo nombre del film y que el compositor escribió tras su experiencia en París.

También se incluyen varias canciones del músico como Embraceable You, I Got Rhythm y Love Is Here to Stay, todas con letras de su hermano Ira. Fue el productor Arthur Freed quien había adquirido el catálogo de Gershwin y quien ideó un musical basado en su música.

El argumento se centra en Jerry Mulligan (Gene Kelly), un pintor norteamericano que vive en un barrio humilde de París e intenta ganarse la vida con sus cuadros. Frente a su pequeño departamento vive su amigo, Adam Cook (Oscar Levant), un pianista que sueña con ser concertista y que es amigo del cantante Henri Baurel (Georges Guétary).

En un intento de vender sus obras en la calle, Jerry se encuentra con Milo Roberts (Nina Foch), una solitaria mujer de la alta sociedad que se interesa por su trabajo y quiere financiar su carrera. En medio de un encuentro en un bar junto a Milo y sus amigos, Jerry descubre a Lise entre la multitud y la invita a salir, desconociendo que se trata de la prometida de Henri.

Uno de los elementos más importantes del film es la secuencia de ballet que da fin a la trama y que lleva la música de An American in Paris. En esta secuencia de más de 15 minutos de duración, los protagonistas atraviesan diversos escenarios basados en las pinturas de impresionistas como Raoul Dufy, Maurice Utrillo y Pierre-Auguste Renoir. Esta innovación supuso un gran riesgo, no sólo por la inclusión de un ballet tan largo al final de la película, sino porque luego de esta secuencia el conflicto se resuelve sin diálogo.

En cuanto al elenco, fue Gene quien quiso buscar a una actriz francesa para que interpretara a su interés romántico e hizo personalmente el casting en Francia. La elegida fue la bailarina de ballet Leslie Caron que, antes de ser convocada, nunca había pisado un set de filmación y practicamente no sabía quién era Gene.

Gran parte del éxito de esta película se debe a la unión de dos modos muy particulares y muy norteamericanos de crear música y de crear danza: el de George Gershwin y el de Gene Kelly. Ambos comparten la mezcla de lo académico con lo popular y ambos crearon un estilo propio muy definido. Sin dudas, Gene Kelly es el actor perfecto para encarnar a aquel americano en París que George Gershwin visualizó con su obra.

Te puede interesar escuchar:

Conseguí el póster de tu película favorita

  • 21cm x 29.7cm
  • Papel fotográfico brillante
  • Impresión de alta calidad
  • Más de 30 modelos para elegir

Escuchá el último episodio de nuestro pódcast